L’Illa
Inicialmente, al complejo de L'illa Diagonal se le conoció como la "Supermanzana": La magnitud del espacio ocupado y el impacto urbano que supuso la construcción del conjunto, hizo que se realizara una consulta internacional de ideas. La resolución del proyecto debía unificar las necesidades municipales respecto a la ordenación viaria, la creación de espacios libres y equipamientos para el barrio de Les Corts de Barcelona, con el conjunto de construcciones privadas previstas para uso comercial, hotelero o de oficinas. Finalmente, se otorgó el proyecto a los arquitectos Rafael Moneo y Manuel de Solà-Morales: en 1990 se iniciaron las obras y el derribo de las construcciones existentes y el 1 de diciembre de 1993 se inauguró oficialmente el complejo, con tiendas de moda, hoteles, restaurantes y otros equipamientos. De entre los seis centros comerciales y de oficinas que se había previsto abrir en Barcelona en la década de los noventa, el complejo de L'illa Diagonal fue el primero en inaugurarse y se convirtió en un referente en la concepción de este tipo de espacios. A finales de noviembre de 2006, L'illa Diagonal amplió su superficie en 4.000m2 abriendo 17 nuevas tiendas y un nuevo hotel de 308 habitaciones. Además, esta ampliación permitió crear una nueva entrada peatonal al recinto por la calle Deu i Mata.

Tiendas en "L’Illa"

Ropa y calzado